logo
Salud Turismo / Cultura Policiales / Judiciales Produccion Educacion Mineria Ciudad Interior

Miércoles, 29 de Abril de 2019

De las marchas del silencio a la complicidad del silencio
Por Nancy Acosta | SFD - #sanfernandodigital #sfd #catamarca  
 
 

Cuando la maldad tiene cara de hereje, y nos pone de cabeza a pensar que a veces es de esos que son historia, de esos que hacen agua por los pasillos donde se cuece la justicia de muchos. Cuando la perversión se sostiene y tiene nombre y apellido, ese que tanta tinta ocupó, ese que muchas generaciones recordaremos hasta el día de nuestras muertes, ese que estuvo teñido de horror, dolor, muerte y silencio, km de silencio. Ese que después de años vuelve a aparecer en escena,  dando cuentas quizás de la miseria que lo envuelve y lo nutre, esa que lo acompañará mientras viva, probablemente.

Pero hay otras miserias alrededor, las que miran para otro lado, por ejemplo, las que restan importancia, las que omiten y se hacen cómplices, las que buscan beneficiarlo, la de quienes se subyugan a cambio de favores o silencios, porque si algo arrastran, es silencio.

Hace casi 30 años se escribía “partícipe necesario de un crimen”, hoy se escribe “amenazas de muerte y violencia de género”, pueden hasta incluso parecer inconexas por el tiempo entre ellas,  pero más bien creo que es parte de un mismo ciclo, de la condición miserable que una vez más se manifiesta; me imagino que así funciona la violencia. 

Como reza el dicho, la humanidad parece siempre haber tenido miedo a las mujeres que vuelan, ya sea por brujas o por libres, pero que hay de aquellas que no pueden despegar del suelo, de aquellas a las que se les atraganta el grito y no les sale ni un gemido, de las que se congelan de miedo y no pueden abrir los ojos, no pueden hablar, ni pedir ayuda, no ven la salida, no pueden caminar del peso de lo que sienten como su culpa, ¿qué sucede con ellas?. ¿Qué sucede cuando alguien prende la luz?, ¿quién acude y asiste?, porque todos juzgan eso es seguro, y muchos comienzan por las víctimas como nos han enseñado, luego callan, luego no les interesa, luego olvidan, luego la vida sigue y la violencia permanece ahí, apenas interrumpida, esperando que las aguas se serenen y la noche caiga trayendo oscuridad, impunidad, arreglos aquí, arreglos allá, para seguir tranquila su curso, porque ella, ella no sabe más que de escuetos y aislados sobresaltos; ella tiene la seguridad de que las calles y la justicia le pertenecen.

Hace casi 30 años, una multitud colmaba las calles para caminar en cada una de las Marchas del Silencio que tuvieron lugar, reclamando justicia por el doloroso crimen de María Soledad. Sin embargo hoy, las calles siguen colmadas de gente que camina sin reclamar y sin aún entender que lo “del silencio” era simbólico y que el ciclo de la violencia y por sobre todo de la violencia de género sólo se rompe cuando se rompe el silencio; y no es un acto que le cabe a las víctimas, es mucho más profundo, es cultural, porque es en el silencio de los entornos donde más se sostiene la complicidad del horror; porque para los que saben y callan, abundan las excusas.

Por suerte, de un tiempo a ésta parte, hay movimiento, hay cambios, vibración, sororidad y una voz que crece y que dice: Nunca más tendrán la comodidad de nuestro silencio. #NiUnaMenos.

 
 
  sepablanco   sepablanco  
s
s
s
         
 
         
info@sanfernandodigital.com.ar
     
Publicidad y Marketing
         

© 2007 - Copyright San Fernando Digital - Todos los Derechos Reservados - Se permite la utilización total o parcial de los artículos, sólo citando la fuente

Ciudad de San Fernando Del Valle, Provincia de Catamarca.

         
DISEÑO
PAVLODG
 

SFD en Youtube SFD en Twitter SFD en Instagram