logo
Salud Turismo / Cultura Policiales / Judiciales Produccion Educacion Mineria Ciudad Interior

Viernes, 5 de Abril de 2019

¿Marzo trágico? ¿Así lo pensaste?
Por Nancy Acosta | SFD - #sanfernandodigital #sfd #catamarca  
 
 

Dicho así parece un recorte eventual de sucesos, una consecución de hechos fatalistas en un período delimitado de tiempo. Sin embargo no lo es tal, es más bien un MARZO SEMBRADO DE FEMICIDIOS, con todo lo que históricamente ello significa, y con lo cual podríamos postular una larga lista. Hablar de un femicidio, o dos o tres o más, hoy, implica un largo camino de violencia de género, de sometimientos, de derrumbes, de ausencias, de faltas, de vacíos de humanidad, de vacíos  de solidaridad, etc. Hablar de un femicidio, o dos, o tres o más, hoy, es hablar de un estado ausente que sostiene al patriarcado, un estado que no garantiza derechos, por eso “algunos” se sienten en la libertad de decidir por la vida de “algunas”. Hablar de un femicidio, o dos, o tres o más, hoy, es hablar de violencia de género muy al pesar de a quienes les produce urticaria el término y ni siquiera tienen la facultad de definirlo. Y así es que no, no es sólo un mes trágico, fue un mes en donde el patriarcado hizo agua por todos lados marcando con MUERTE la memoria de las mujeres que no pudimos salvar, fue un mes en donde el patriarcado pisó fuerte y nos deja en la urgencia de hablar sobre ello, de transformar todo lo que se tenga que transformar porque no es casual, es que las mujeres ya no nos callamos más, ya no es tan fácil mantenernos en las sombras llorando los asesinatos de mujeres sólo por ser mujeres.

Muy al pasar leía en estados o titulares con relativa frecuencia y excesiva tristeza en los últimos días, en ésta provincia; “hallan muerta a una mujer” y no, no es así, es “hallan asesinada a una mujer”, porque son sensiblemente diferentes, la muerte nos cabe a todos, el asesinato no.

Dormir pensando en lo que leí hartas veces éstos días, 3 femicidios en menos de 72 horas, no es un dato menor, es lujurioso tanto como espantoso, tan lleno de dolor como de verdad, porque lo cierto es que nos están matando, y no son cifras para polemizar intentando tapar el aumento del dólar o la devaluación, son cifras de la realidad que nos atraviesa…nos obliga a pensar en lo mucho que nos cabe deconstruir en la sociedad para que la realidad cambie significativamente, para que dejemos de llorar mujeres asesinadas a manos del patriarcado. Mujeres, niñas, ellas…porque se trata de ellas.

Hablar de femicidios implica reconocer que no son hechos aislados o producto de una emoción violenta, es cultural, es hablar de la cultura de la violencia de género, así como podemos hablar de la cultura de la violación, son las formas que toma la cultura machista al abrigo de un estado y una sociedad que las sostiene a la vez que mira para otro lado porque les incomoda más hablar sobre ello que los femicidios en sí mismos. Hablar de femicidios es hablar de hombres violentos, en ejercicio pleno de sus facultades porque no son enfermos, son machistas, son hijos sanos del patriarcado, son esos que se creyeron el cuento de la superioridad y el poder sobre ellas, son los que creyeron que ellas les pertenecen, dioses del Olimpo decidiendo que si ellas no son de ellos no serán de nadie más; así que no les pongamos rótulos benevolentes para disfrazar sus actos con justificaciones punitivas y los llamemos como lo que son, asesinos, con nombre y apellido, hablemos de cómo estaban vestidos, de su pasado, de sus formas, de sus dichos, porque ahí encontraremos la raíz de todo lo que hace falta cambiar, para cambiar de realidad.

Y por último, hablar de femicidios es también hablar de desigualdad, esa que muchos se esfuerzan en no ver, esa que muchos temen aceptar, esa que muchos se niegan a acercar porque está llena de libertades que no toleran, que no quieren ceder o no van a negociar; y así se sigue regando de sangre la historia. Por eso hablar de cambios no es por las que ya no están, es por las que aún quedamos, es por las que vendrán. Hablar de cambios es la única forma de transformar, debemos llevarlo al plano de lo no prescriptivo, debemos hacerlo realidad, para dejar de decir, grito yo, porque las que no pueden hacerlo, grito yo porque desde la tumba no se puede gritar, grito yo porque todavía puedo. Grito hoy, porque mañana no sé si estaré…Y si te incomoda, lo siento, pero nos están asesinando.

#Justiciaportodaslasqueyanoestán #vivasnosqueremos #niunamenos #sevaacaer

 
 
  sepablanco   sepablanco  
s
s
s
         
 
         
info@sanfernandodigital.com.ar
     
Publicidad y Marketing
         

© 2007 - Copyright San Fernando Digital - Todos los Derechos Reservados - Se permite la utilización total o parcial de los artículos, sólo citando la fuente

Ciudad de San Fernando Del Valle, Provincia de Catamarca.

         
DISEÑO
PAVLODG
 

SFD en Youtube SFD en Twitter SFD en Instagram