martes 14 de julio de 2020 - Edición Nº4658

Opinión | 22 abr 2020

Nancy Acosta Noriega

La otra pandemia. La del silencio. La del horror

En tiempos de cuarentena, los números parecen tener sentido, nos pasamos pendientes de las cifras y la muerte hasta parece familiar. El Mundo para muchos pasa entre la queja, el miedo, el esfuerzo por estar entretenidos o por motivar. Pero hay otros números, esos que con o sin pandemia, con o sin cuarentena están sin ser vistos.


Según las estadísticas actuales 1 de cada 5 niñas y 1 de cada 13 niños transitan el aislamiento con su abusador, sí, leíste bien, con su abusador. Y 1 de cada 5 mujeres transita el aislamiento en un ambiente violento, sí, leíste bien, ambiente violento. Las denuncias por violencia de género aumentaron en Argentina un 39% en lo que llevamos de cuarentena obligatoria por el coronavirus; y los femicidios no han cesado, al contrario se han incrementado los riesgos para niñas y niños y para muchas mujeres por el afianzamiento de la violencia doméstica y eso que dice la canción se percibe latente, “…a cada minuto, de cada semana. Nos roban amigas, nos matan hermanas. Destrozan sus cuerpos, los desaparecen. No olviden sus nombres…¡Vivas nos queremos!”.

El abuso es desgarrador, y en aislamiento se hace aún más incipiente, “ocurre en casa”, en el refugio, donde nadie escucha, donde nadie se mete, donde los tiempos para respirar mueren, donde el ahogo se vuelve aún más fuerte, donde ocurre más y más seguido…donde el Mundo también muere.

No te quedes callada si algo no te gusta. No hagas nada que no tengas ganas. No aceptes nada que te haga doler…Decimos, aconsejamos, postulamos, enunciamos, expresamos, quienes tenemos voz, sin entender que en el horror las voces no existen, se ha enmudecido y no es voluntario, la asfixia y la perturbación es tal que los sonidos dejan de estar. Y eso, eso no es mensurable, eso no forma estadísticas, la pandemia del silencio subyugada por la violencia en todas sus formas de expresión sólo tiene una cura y no es el confinamiento, no es un mundo sin virus, no es el acceso a una vacuna, es la “muerte del patriarcado”; que duele vidas, heridas y muertas.

No te calles, presta atención, no lo aceptes, no dejes de intervenir hoy, porque ahí donde no hay voz, porque ahí donde anida el horror; tu voz, salva vidas…La violencia de género no descansa en cuarentena.

En todo el país: Líneas 144 y 911

En Catamarca: Líneas 383 – 4027684 y 383 - 4200144

#quédateencasa #sevaacaer #conlosniñosno #vivasnosqueremos #laotrapandemia #violenciadegénero

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias