viernes 15 de enero de 2021 - Edición Nº4843

Opinión | 16 sep 2020

repudiable, indignante, dispar y cobarde

¿Por qué nos debe indignar el abuso de poder policial, homófobo?

Indignación – abuso – poder – policías – homófobos - ¿Te suenan? Qué bueno, que no sean todos así, de miserables.


Por empezar como todo abuso policial es además de repudiable, indignante, dispar y encima cobarde; pero si a eso le sumamos que sea homófobo, podríamos decir que es doblemente  cobarde y repudiable. Y debemos tener claro que no es casual ni aleatorio violentar a quienes sabemos son violentados de manera sistemática por la sociedad. Esas actitudes insanas por parte de miembros de las fuerzas dejan a la luz muchas de las perturbaciones de algunos actores sociales que se valoran en expresiones de desprecio y discriminación muy acentuadas.

Y es justamente a la luz de ésta problemática donde se dejan ver un conjunto de ellas, la principal y por supuesto más preocupante, es que quienes nos tienen que cuidar no nos podrán cuidar a todos por igual, porque no nos reconocen como tal, esa fragmentación (que no es general a toda la fuerza policial) nos deja un punto de inflexión incómodo, porque es claro que el auxilio no es siempre para todos; en segundo lugar y no menos preocupante es el tan trillado discurso que puede leerse a mansalva cuando se les cuestiona que no asumen con la misma rudeza ni acción para con los distintos estratos sociales (ah saber, ricos vs pobres, hijos del poder vs hijos de vecinos, heterosexuales vs homosexuales, etc.) donde la “justificación” se lleva al plano de “la policía sólo responde a órdenes”, entonces cuál debe ser la conclusión? Los que dan las órdenes no actúan igual ante pobres que ante ricos. O es que, el poder tiene cara de déspota y los que manejan hacia abajo el sistema son a ellos serviles. Cual debe ser entonces la lectura social del porque para con unos el castigo, la humillación, el maltrato, el saltarse las normas y los procedimientos y para con otros no, para esos otros escenarios no hay móviles, no hay gente, no se carga en las novedades de judiciales, la policía ya sabemos, nunca se entera de “lo que le mandan no enterarse” o de lo que “eligen no enterarse”. ¿Quién sabe no? Si es un juego de algunos o de muchos. Lo que sí sabemos es que ni los más homófobos se atreven con algunos, pero para con otros sí, para con esos, palo y a la bolsa, para con esos pueden permitirse el abuso de poder, porque esos no tienen espalda, sean buenos trigos o manzanas podridas, no importa, cuando no hay padrinos, cuando no hay quienes encubran, cuando no hay como pagar por sombra, hay que aguantar la humillación, las risitas y el abuso.

Lo anterior nos deja parados en el tercer escenario, y es que entre la mezcla racémica de los abusos y los encubrimientos y los que buscan hacer bien su trabajo, sobresalen los favores que se pagan puertas adentro, la desidia y la mala utilización de las normas y la endeble administración de la justicia. De manera tal que las “fuerzas policiales” terminan siendo un caldo confuso de buenos y malos; un día aplaudidos, unos cuantos más repudiados, pero faltos de identidad, porque eso de encubrirse para justificar lo injustificable detrás del “estamos hartos” o el “hacemos lo que nos mandan”, se refleja al final en las expresiones miserables que aparecen en escena cuando nadie media, cuando se cree que se puede hacer con los otros lo que se quiera, y de mala manera. Entonces nos cabe la pregunta: ¿quiénes realmente nos cuidan?

Fuera del plano policial, no menos repudiable es el accionar de quienes vulneran una y otra vez las identidades de esos violentados por las fuerzas de “seguridad”. Porque los abusos son a fin de cuentas un poco quién los comete, un poco quienes lo avalan, un poco quienes lo encubren, y un poco quienes hacen de cuenta que no supieron nunca nada, y simplemente callan.

P.D.: antes de que estallen, entiendan que la lectura nunca es sobre que lo ocasiona; siempre es lo que ocasiona. Y en el análisis, viceversa.

#violenciapolicial #repudio #nomiramosparaotrolado #noalabusodepoder #leyMicaela

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias