lunes 20 de septiembre de 2021 - Edición Nº5091

Opinión | 8 sep 2021

31 años

María Soledad Morales: Memoria viva, mujer presente

Una historia de vida corta, el horror de un femicidio, un duelo social, el fin simbólico de una dinastía, el peso del silencio nacido del dolor por una vida que nos quitaron a todes.


A 31 años del asesinato de María Soledad Morales, a 31 años de un dolor que nos sigue atravesando y nos marcó tan profundamente que se hace impensado pasar este día sin pensar en ella, en la María Soledad que se transformó en un hito en la memoria de los catamarqueños, una María Soledad que se volvió hija del pueblo, un llanto colectivo, un arnés a la memoria viva, una mujer presente, una adolescente cuyo femicidio desnudó lo peor del poder y sus hijos, machitos desde la cuna, seres oscuros que caminaban con paso firme arrasando con abusos encubiertos siempre y creyéndose por siempre impunes, seres que quizás por un ratito sintieron en carne propia las secuelas del miedo, de cuando todo se derrumba, aunque en sus fortalezas de machitos las armas nunca los apuntaran, los padrinos los cobijaran, los papitos los ocultaban, los mandados a hacer los limpiaran, y las consciencias se les cerraran porque ellos entendieron que eran dueños de hacer lo que hicieron. Una María Soledad que devenida a la “chinita con la que se les fue la mano” puso de cabezas al poder político, judicial y policial de una provincia dormida, de una provincia sumisa y cambió en silencio el curso de la historia.
A 31 años del asesinato de María Soledad Morales, se nos sigue endureciendo el estómago, el corazón late distinto de sólo pensar en ella; pero el tiempo pasado parece caprichoso y dispuesto a retomar ciertos espacios que alguna vez parecieron haberse perdidos. A 31 años del asesinato de María Soledad Morales los del poder tienen las mismas líneas de sangre, las transformaciones en algunos sentidos pueden no ser tan profundas, quizás sí se trata de una provincia dormida. Y la pregunta detrás de escena que se cuece secretamente es, ¿qué se oculta detrás del poder esta vez?
Al margen del poder lo que mata es el patriarcado, es el permitido de los machitos de poder tomar el cuerpo y la vida de las mujeres que se les canta, es el cómo, es el no haber aprendido y el haber sostenido esos modos de pensar arcaicos, es haber seguido criando hijos perversos y violentos como si eso fuera sano. Patriarcado para el cual tenemos un mensaje: #sevaacaer.
La María Soledad que nos habita, se nos cuela en la voz, se manifiesta, agita, grita, sabe pelear y va a estar cada vez más presente, susurrándole al oído a los machitos que si tocan a una respondemos todas, que ya no cuentan con la comodidad del silencio, que los límites se están corriendo y que van a cercar todo lo que está mal.
A 31 años del asesinato de María Soledad Morales, no vamos a dejar que la huella se desvanezca, no vamos a dejar que el recuerdo se borre, no vamos a dejar que muera una y otra vez, porque vamos a sostener su nombre, vamos a sostener su historia viva, vamos a pelear para que ya no ocurra, vamos a marcar la cancha, vamos a ponerle voz y cuerpo como a todas las que ya no están, vamos a darle significado a su existir y vamos a enterrar lo único que merece ser enterrado; el patriarcado.  
A 31 años del asesinato de María Soledad Morales, ya no marchamos en silencio, ya aprendimos de él; pero seguimos cargando con el dolor que quedó intacto y dice presente cada 8 de septiembre, porque María Soledad nos habita, nos late adentro, es memoria viva.
#MaríaSoledadMorales #femicidiosargentinos #31años #silencio #justicia #memoria #sevaacaer

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias